Teresa Haering Portolés: «Si no hubiera sido por esta situación no hubiera podido realizar un videoclip tan especial y lleno de significado»

Teresa Haering Portolés

«El videoclip de ‘Si tuviera un Silencio’ es único.»

Por Silvia García

La artista Teresa Haering Portolés, madrileña de orígenes suizos, ha contado para su videoclip con personas relacionadas con el cine como Silvia Kal en Hollywood, la directora de Swim by Judit en Londres o Marafiki Community en Kenia.

En abril de 2020, en Madrid, después de más de cuarenta días encerrados, no todo eran noticias negativas ya que los artistas mostraron su lado más creativo. Teresa Haering Portolés decidió crear un videoclip diferente de su propia canción “Si tuviera un silencio”, en el que refleja la conexión de varias personas en el mundo, mostrando o reproduciendo la letra de la misma y conectándola con el momento actual. El videoclip lo presenta la actriz Silvia Kal, a la que hemos podido ver en videoclips de David Bisbal, Snoop Dog o Ed Sheeran o incluso en películas como El lobo de Wall Street.

Asimismo, cuenta con múltiples personas relacionadas con el arte y la cultura: la diseñadora Judit García de la marca Swim by Judit, el director de From Madrid to Hollywood Santiago Pigmalión o la periodista Soledad Arroyo. El videoclip lo cierran los aplausos de miembros de la comunidad Marafiki en Kenia, que desarrollan una labor colaborativa excepcional en África. Incluso hay un mensaje rodado desde Emiratos Árabes con parte de la letra de la canción.

“A través del videoclip de Si tuviera un silencio, mi intención es hacer sentir a las personas que todos estamos juntos en esto. Llevaba varios días pensando en qué podía hacer para animar a mis seguidores, familiares y amigos. Lo he dirigido todo desde casa, pregunté en mi Instagram @teresahaering quien quería participar en mi videoclip y también entré en contacto con personas de mi círculo. Preparé un guion, fui recibiendo vídeos y dando indicaciones.”– comenta la directora, editora y cantautora del videoclip Teresa Haering Portolés.

Teresa Haering, que reside en Pozuelo de Alarcón en Madrid, le propuso la idea y envió el guión a Silvia Kal, que no dudó ni un segundo en participar y abrir el videoclip desde su casa de Hollywood, en los Ángeles. Judit se sumó a la iniciativa desde Londres aportando un plano cenital muy divertido con sus hijos. Marta hizo los mismo desde Kenia con su marido y dos hijos desde Marafiki Community y Susana incluso ha traducido el estribillo en árabe desde Emiratos. Además, salen varios músicos y artistas representando escenas, la periodista Soledad Arroyo, el escritor Juan Roures y el artista internacional de Starbucks Javier Haering.

“Quería dar un enfoque positivo del confinamiento a través del videoclip de mi canción “Si tuviera un silencio”. Ha sido mucho trabajo de edición y organización. Grabé la canción hace unos meses en Sondeson, pero todo el videoclip lo he montado desde casa. Es increíble cómo he conseguido conectar a todos. A mí misma me impresiona y me llena de satisfacción haber extraído algo positivo de estos momentos tan duros” explica Teresa. “Mi hermano Juan me ha ayudado a grabar mis propios planos y lo hemos realizado todo sin presupuesto, de una forma muy auténtica, eso es el Arte. Quiero reflejar el momento actual, la sensación de no poder tocarse ni decirse de cerca las cosas, las videollamadas y las limitaciones. “Si tuviera un silencio” muestra lo que está pasando en las casas de todo el mundo”.

Teresa, ¿Cuándo y cómo surge la canción «Si tuviera un silencio»? La letra surge en el 2005, pero no la registro hasta 2008. Este verano, en 2019, mi hermano Javier me convence para grabar bien la canción en SondeSon pero no es hasta cuando acontece la pandemia mundial, cuando esta nueva versión ve la luz. Si no hubiera sido por esta situación no hubiera podido realizar un videoclip tan especial y lleno de significado. El videoclip de «Si tuviera un Silencio» es único.

¿Cómo surge en ti la idea de grabar un videoclip internacional? Mi ciudad, Madrid, era la más afectada del mundo por el Coronavirus. Estábamos todos recluidos en casa y yo apenas podía dormir con familiares y amigos enfermos y una gravísima crisis sanitaria y socioeconómica. Me sentía desbordada con la situación y mi ánimo estaba destrozado. A las 20:00h cuando salíamos a aplaudir por los sanitarios la canción venía a mi mente. Pensaba en el silencio, en que no podíamos vernos ni tocarnos, en que estábamos todos separados, pero todos conectados por el amor. La idea se iba dibujando en mi mente poco a poco y sentí como la canción «Si tuviera un silencio» se conectaba con la actualidad.

Cuando decides hacer el videoclip, ¿Cómo lo organizas? Primero publiqué un lyric video en Youtube con la nueva versión de «Si tuviera un silencio», para que todo el mundo que quisiera participar pudiera leer la letra. Después fui proponiendo a mis amigos, conocidos y a personas del Arte y la Cultura si querían participar. Entre ellas la prestigiosa actriz Silvia Kal, que es la presentadora del mismo. En un principio les pedí un dress code de camiseta blanca y jeans pero algunos me insistieron en llevar otra ropa (como la diseñadora Judit García) y quedó un resultado bastante homogéneo. También les preguntaba con qué frase se sentían identificados o si yo veía que una frase les encajaba mucho, se la pedía. Por ejemplo, mi hermano Juan Haering que interpreta una de las primeras frases, es un gran músico y tiene muchas guitarras, por eso le pedí que hiciera esa parte. También me parecía importante que los niños abrieran y cerraran el vídeo.

¿Y lo editaste tu sola en tan poquísimo tiempo? Sí. Cada día le dedicaba unas 12 horas para enfocar los clips, cortar los vídeos, ordenarlos, cambiarles la luz… De hecho, casi todos están acelerados o ralentizados para ir con la música, aunque yo insistía mucho en que se grabaran con la música de fondo para que se movieran al ritmo. Todos los zoom in o zoom out están realizados con herramientas de edición. Estuve como unos diez días durmiendo cuatro horas. También rodamos planos de mí, con los del jardín me ayudó mi hermano, pero los demás míos los grabé o bien con el móvil o el portátil. Hay mucho trabajo detrás del vídeo, También si algún vídeo no me encajaba les pedía repetirlo o si estaba mal encuadrado o con los colores incorrectos tenía que retocarlo, pero siempre respetando la estética del confinamiento.

Se nota que el arte te viene de familia, ¿Es cierto que además de ser familia del compositor Cleto Zabala, estás relacionada con Clarín y Buñuel? En mi familia por un lado hay muchos sanitarios y por otro, bastantes artistas. Es cierto que mi abuela desciende de la familia de Clarín (ella se apellida Pérez Ureña y él era Leopoldo Alas Ureña) y siempre he sentido una vinculación especial también con Asturias. Soy muy mezcla. Es cierto que el segundo apellido de Buñuel es Portolés y mi abuelo me comentó alguna vez como muy confidencialmente cuando yo tenía 18 años que el primo de su padre artista se había ido a México. Una vez invité a toda mi familia a Calanda, donde nació Buñuel y de donde procede el apellido Portolés. Tengo muchas influencias en mí y siempre me he sentido una persona bastante abstracta pero que puede conectar con gente muy diferente, como habéis podido comprobar en el videoclip.

¿Qué sueños te quedan por cumplir? Muchos, quiero ser feliz al 100% y hacer felices a los demás y aportar mi granito de arena para que el mundo sea un lugar mejor. Musicalmente me gustaría al menos publicar un disco completo (he grabado algunas maquetas), hacer algunas colaboraciones y realizar algún videoclip con presupuesto. También me gusta mucho escribir así que no descarto publicar algún libro. De niña escribí uno, pero era como un cuento infantil de unas 100 hojas. Siempre he sido muy creativa.

Quiero disfrutar con todo lo que hago y poder crear y ser feliz a mi manera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Portada AV Magazine

Data from Tiempo3.com