Estos son los platillos que nunca deberás de pedir en un menú de comida rápida, si quieres bajar de peso

Estos son los productos típicos de un menú de comida rápida, que nunca deberás ordenar si quieres mantener tus objetivos de peso corporal en rumbo

Por Lorenza Amor

Es un hecho que todos hemos recurrido a la comida rápida ocasionalmente y es que no solo es una opción fácil cuando tenemos poco tiempo o ganas de preparar comida en casa, también es deliciosamente peligrosa.

No es ninguna novedad, todos sabemos sobre las consecuencias de un excesivo consumo de comida rápida: es altamente calórica, escasa en nutrientes y grasosa. Sin embargo, es importante tener en cuenta que algunos artículos de comida rápida son mejores que otros, por lo que si eliges detenerte en un McDonald’s o Burger King para comprar algo, es mejor saber de antemano cuál es la opción más saludable y menos saludable.

Si bien en toda pauta alimenticia enfocada en la pérdida de peso se permite cumplir con algún capricho, algún día a la semana. Es importante saber que existen alimentos que nos alejan de cumplir nuestros objetivos, teniendo en cuenta que rara vez nos iremos por las opciones de ensaladas con aderezos ligeros, es una realidad que normalmente nuestro instinto nos pedirá a gritos una hamburguesa doble con papas fritas y a pesar de ello tienes que saber que no todas las alternativas del menú son iguales. Es por ello que nos dimos a la tarea de crear una pequeña guía útil que incluye los peores elementos de los menús de comida rápida, según reconocidos nutricionistas a nivel mundial.

1. Hamburguesa con queso y tocino

Sin tener en cuenta el establecimiento, no importa cómo lo hagas: una hamburguesa de carne roja, combinada con tocino y queso va a contener muchas calorías y grasas saturadas. Lo que sucede con estas alternativas, que tristemente son las que más se antojan es que la mayoría están muy por encima de las 500 calorías y contienen 3/4 o más de la cantidad de grasas saturadas que deberías consumir en un día entero. De tal modo que no solo se vuelve preocupante su contenido en grasas saturadas, son muy ricas en sodio, que se relaciona con alteraciones en los niveles de presión arterial y retención de líquidos. De hecho muchas opciones a menudo contienen más de la mitad de la cantidad de límites diarios de sodio, como es el caso de Hardee’s Monster Angus Thickburger. Esa hamburguesa tiene casi medio kilo de carne de res, cuatro tiras de tocino y tres rebanadas de queso americano con mayonesa.

Hamburguesa con queso y tocino./Foto: Pexels

2. Bandeja de desayuno

En ocasiones anteriores hemos hablado acerca de la importancia del desayuno, que es considerado la comida más importante del día y en gran parte se debe a que marca la pauta para el resto del día. De tal modo que pedir un desayuno de comida rápida nunca será una opción saludable, sobre todo teniendo en cuenta que numerosos restaurantes de comida rápida ofrecen algún tipo de combinación de huevos, carne, papas, tocino y pancakes. El resultado es un desayuno completamente desequilibrado y calórico, aportan entre 800-1000 calorías en una sola bandeja ¡Casi la mitad de los requerimientos diarios! Entre las peores opciones se encuentra Big Breakfast de McDonald’s (con Hotcakes y Biscuit), este platillo incluye: pan caliente, huevos revueltos, papas fritas, salchichas, mantequilla, hotcakes y una pieza de biscuit. Representa justo el claro ejemplo de lo que no debemos desayunar, aporta 1.340 calorías. ¡Solo por desayunar!

Bandeja de desayuno. /Foto: Shutterstock

3. Bebidas de café

Solemos pensar que las bebidas no contienen “tantas calorías” y durante años hemos estado acostumbrados a beber café de las maneras menos saludables que existen. Si bien el café se asocia con grandes propiedades terapéuticas, llenarlo de azúcar y grasas saturadas solo afectará tu salud. Esas bebidas de café de gran tamaño, especialmente las que tienen sabor a caramelo o moka o están hechas con leche entera, tienden a ser muy densas en calorías y azúcar agregada. Eso solo las convierte en una combinación desastrosa, puede variar según el restaurante de comida rápida pero a grandes rasgos pueden contener entre 600 y 800 calorías; casi el valor de la ingesta recomendada de grasas saturadas para un día y lo peor de todo ¡Contienen más de 50 gramos de azúcar! Para los días de antojo en los que quieras darte un gusto, adapta tu bebida y conviértela en una opción más saludable: opta por el tamaño más pequeño, descarta la crema batida, solicita endulzante light y elige una leche baja en grasa. Para que lo sepas, el café helado Butter Pecan Swirl con leche descremada de Dunkin es uno de los peores que puedes pedir. No te dejes engañar por la “leche descremada”, es una bebida que contiene 680 calorías, grasas saturadas y azúcar en exceso.

Café frío. /Foto: Pixabay

4. Ensalada de pollo frito

Este tipo de ensaladas llegaron para enseñarnos que no todo lo que brilla es oro, son el ejemplo perfecto que convierte un platillo saludable como la ensalada, en insalubre y calórico. Claro para muchos una ensalada puede parecer una apuesta segura para respetar sus objetivos de pérdida de peso, pero con pollo frito, croutones y un aderezo cremoso, estas ensaladas pueden tener más calorías que inclusive una hamburguesa. De tal modo que no es tan sorprendente encontrar una ensalada de comida rápida que tiene más de 500 calorías, adicionalmente aporta 10 gramos de grasa saturada y también contiene azúcar agregada. Recuerda, la regla básica: cualquier platillo involucre la palabra “crujiente” simplemente significa frito.

Ensalada de pollo frito. /Foto: Pixabay

5. Sub Sándwiches

Este tipo de sándwiches tienen la peculiaridad de medir entre 6 y 12 pulgadas, por lo que según el tamaño y los ingredientes que contengan pueden aportar de 500 a 1000 calorías. Lo que termina siendo más grave es que normalmente son muy ricos en grasa, calorías y sodio, lo cual se relaciona con la variedad de carnes y quesos que se utilizan. En particular los sub-sándwiches italianos, en particular, pueden superar fácilmente las 1,000 calorías en un sándwich. Por ejemplo: el sándwich de filete de pollo con queso de Jersey Mike en pan blanco simplemente no es aceptable, ya que contiene 1.850 calorías y tres veces la cantidad de sodio del consumo diario permitido. Además, tiene 152 gramos de carbohidratos y más de 30 gramos de grasas saturadas.

Sándwich. /Foto: Pixabay

6. Alitas de pollo frito

Las alitas de pollo frito son el acompañante perfecto de las tardes de fútbol con amigos, sin lugar a dudas una de las botanas más consumidas en todo el mundo y que de cierta manera al tratarse de pollo, solemos pensar que son más saludables. Sin embargo no podemos olvidar que se trata de un platillo frito y por lo tanto lleno de grasa, si a esto le sumamos las calóricas salsas para remojar ¡Estamos en problemas! Aproximadamente 20 piezas aportan 2.040 calorías, 48 gramos de grasas saturadas y 3320 mg de sodio, que es mucho más que las necesidades diarias, teniendo en cuenta que la Asociación Estadounidense del Corazón recomienda no más de 2300 miligramos de sodio al día para la mayoría de los adultos.

Alitas de pollo. /Foto: Agencia Reforma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Portada AV Magazine

Data from Tiempo3.com